Relaciones

Tantra el arte de los mil orgasmos

TraBaja el fiestita

Vivir en cuarentena es un reto formidable. Uno aprende cosas tan dispares como abrir las puertas con los codos y montar un colegio en casa sin mermar demasiado la productividad laboral en el caso de que, afortunadamente, pueda teletrabajar. Lo cierto es que no es un buen momento para las relaciones sexuales, para qué negarlo. Pero también es verdad que no hay por qué condenar el sexo a pasar una cuarentena. Al menos es lo que dicen las expertas en sexología, que aconsejan probar y explorar nuevas herramientas para conectar y salir de nuestra zona de confort. Eso sí, hay que tomar ciertas medidas de protección para asegurarnos de que no nos llevaremos un disgusto en el futuro. La sexóloga Ana Lombardía recuerda que para practicar 'sexting' de forma segura es importante que lo hagamos de manera que no se nos reconozca. Pero preservar la identidad es tan sencillo como no dejar que nuestra cara aparezca en las fotos o vídeos.

2 Descubrir qué te gusta

Cuando Javier León 42 años escuchó esa palabra en boca de una amiga, todo cobró sentido en ese puzle indescifrable que hasta ese momento age su sexualidad. No era un amanerado reprimido o un 'rarito', como muchas veces le habían dicho sus compañeros de clase cuando era adolescente. Desde entonces es un hombre feliz. Valiente forma parte de la comunidad asexuado, que identifica a aquellos que simplemente no experimentan deseo sexual.

Tres maneras de practicar sexo a distancia durante la cuarentena

Un alto deseo sexual nunca debe entenderse como adicción al sexo. Su parecido actual, hipersexualidad, genera confusión entre las personas especialmente deseantes y activas sexualmente. Esta enfermedad, señalada como un fango, aunque habitualmente normalizado y potenciado en el género masculino, se banaliza o critica al mismo tiempo que se contribuye a su adicción en muchas ocasiones. En una formación de administración, varios sexólogos estuvimos hablando sobre el modelo kano, de los años 80, sobre desarrollo de productos y satisfacción del cliente. Aunque resulte sorprendente, levante modelo me conectó con la anexión al sexo. Y esto mismo sucede con las adicciones, incluidas las sexuales. Que aunque se consiga el efecto de deseo, tener un buen funcionamiento y rendimiento, alcanzar orgasmos o disfrutar sexualmente, la persona no queda satisfecha.