Relaciones

Caso Nxivm: las conexiones de la secta sexual con las élites de México

Como conocer aca

Daniela asegura que fue preparada durante semanas para que Keith Raniere tomara su virginidad. Ahora creo que me estaba preparandodeclaró. La familia se instaló en un apartamento de dos habitaciones en Albany e iniciaron un plan de estudios de desarrollo personalel cual Nxivm ofrecía a sus clientes desde finales de la década de Después de presentarse a Raniere durante las celebraciones de la llamada Semana de la Vanguardia -Raniere era conocido con el sobrenombre de Vanguardia- la relación de Daniela se intensificó de una manera sexual. El hombre le dijo que iban a consumar su relación después de que ella cumpliera 18 años, pero que primero tendría que perder peso para adaptarse a sus preferencias. Poco después de cumplir la mayoría de edad, Raniere la llamó para decirle que era hora y la llevó al almacén de unas oficinas para tener relaciones sexuales. Una de las hermanas de Daniela tuvo un hijo con Raniere y otra es víctima de denuncias de pornografía infantil que también enfrenta el líder del culto.

“La isla de los muertos”

Los silencios. Los retos. Los golpes. El abuso. La obligatoria obediencia. La biografía Amish le duele.

La educación limitante

Regístrate para recibir nuestro boletín con lo mejor de The New York Times. Eso fue el 27 de febrero. Menos de 10 días después, cuando el conteo llegó a infecciones y muertes, el jefe del partido, Nicola Zingaretti, publicó un nuevo videoesta tiempo para informarle a Italia que él también tenía el virus. La confusión del viernes, las autoridades reforzaron el bloqueo nacional con el cierre de parques y la prohibición de actividades al aire libre, como salir a caminar o correr lejos de apartamento. Los intentos graduales de Italia para frenar la propagación —primero mediante el aislamiento de localidadesluego de regiones y, a la postre, del país, en un bloqueo deliberadamente poroso— siempre estuvieron rezagados respecto de la trayectoria mortífero del virus. Cada día bloqueamos otro poco, renunciamos a una parte de la vida normal. Mientras tanto, el virus se alimentaba de esa autocomplacencia. Y, a diferencia de Italia, que tuvo que adentrarse en un bailía desconocido para una democracia occidental, esos gobiernos no tienen tantos pretextos para justificarse.