Apoyo

Libro de los insultos : Pancracio Celdrán

Conocer a un ponferrada

A mi suegro Leo Arié Green, a quien como buen austriaco resultaba imposible reprimir la carcajada ante un dicho gracioso o un insulto fino, y que elogiaba la capacidad española y la riqueza de nuestra lengua para generar e hilar injurias e improperios. A ellos cuatro, que supieron vadear el río de la vida con rectitud y elegancia. Debemos distinguir en él tres grados. La insolencia, mediante la cual perdemos a alguien el respeto, siendo acto que puede llevarse a cabo de palabra, de obra, e incluso por omisión, mediante un gesto, una mirada, un silencio, con lo que exteriorizamos desdén y desaprecio. El improperio, que es injuria de palabra, sinrazón que se le hace a alguno sin justicia ni causa, mediante dicterios y achaques en los que echamos a alguien en cara lo que él quería mantener en secreto, o cuya divulgación buscaba impedir. Y la injuria, ultraje verbal o de obra, mediante maltrato o desprecio.

Categorías Populares

Chicos que en pleno me hablan de cómo este bullying homofóbico, que creemos que debería estar superado, sigue doliendo y sigue repitiéndose. Apenas tres sílabas. Pero duele y se repite baza que te preguntas cómo librarte de ella. De la risa que suele acompañarla. De los gestos con que te imitan. Cerca de los bolsillos.

Marica que le gustan los hombres xD